Veleta (omenàgiu a Garcia Lorca)


(A Federico Garcia Lorca. 18/08/'36 - 18/08/'19)

Bentu de giosso,
trinu, ardente,
sa carre mea carignas
batende·mi·nde sèmenes
de miradas brillantes,
assuabbadu
de frores de arantzu.

Sa luna tinghes a ruju
e singurtos donas
a fustiarvos presoneris,
ma a tardòngiu benis
e in s’istante
nch’apo giai allorumadu
su note de su contu meu.

Cun bentu perunu,
pone mente,
gira, coro me’;
gira, coro me’.

Àera de norte
ursu arbu de su bentu!
Sa carre mea carignas
tremulosu de arbèschidas
boreales,
trasinende pantàsimas
e riende·ti·nde de Dante.
Oh, limpiadore de isteddos!
ma a tardòngiu benis.
Lanigheddosu est su logu meu de s’ànima
e pèrdida l’apo sa crae.

Cun bentu perunu,
pone mente,
gira, coro me’;
gira, coro me’.

Frinas, bàrrinos e bentos
de perunu logu.
Muschitos de sa rosa
de pètalos piràmides.
Aliseos istitados
intre sos àrbores agrestes,
pipiriolos in sa buriana,
lassade·mi!
Cadenas graes tenet
s’ammentu meu
e presonera est s’ae
cando cun pìulos
pintat su sero.

No chi non torrat su chi si nch’andat,
totu cantos l’ischint,
e intre sa truma dèghida de sos bentos
a si chessare non giuat.
Beru, fustia’, su mastru de frinas?
A si chessare non giuat.

Cun bentu perunu,
pone mente,
gira, coro me’;
gira, coro me’.

_________________________________________________________

Viento del Sur,
moreno, ardiente,
llegas sobre mi carne,
trayéndome semilla
de brillantes
miradas, empapado
de azahares.

Pones roja la luna
y sollozantes
los álamos cautivos, pero vienes
¡demasiado tarde!
¡Ya he enrollado la noche de mi cuento
en el estante!

Sin ningún viento,
¡hazme caso!,
gira, corazón;
gira, corazón.

Aire del Norte,
¡oso blanco del viento!
Llegas sobre mi carne
tembloroso de auroras
boreales,
con tu capa de espectros
capitanes,
y riyéndote a gritos
del Dante.
¡Oh pulidor de estrellas!
Pero vienes
demasiado tarde.
Mi almario está musgoso
y he perdido la llave.

Sin ningún viento,
¡hazme caso!,
gira, corazón;
gira, corazón.

Brisas, gnomos y vientos
de ninguna parte.
Mosquitos de la rosa
de pétalos pirámides.
Alisios destetados
entre los rudos árboles,
flautas en la tormenta,
¡dejadme!
Tiene recias cadenas
mi recuerdo,
y está cautiva el ave
que dibuja con trinos
la tarde.

Las cosas que se van no vuelven nunca,
todo el mundo lo sabe,
y entre el claro gentío de los vientos
es inútil quejarse.
¿Verdad, chopo, maestro de la brisa?
¡Es inútil quejarse!

Sin ningún viento.
¡hazme caso!
gira, corazón;
gira, corazón.

Post popolari in questo blog

Adiosu Vitòriu

Sonetos de Shakespeare - 1